jueves, 22 de junio de 2017

38 AÑOS...

Me quedan 5 días para los 38. Ni uno más ni uno menos.


Un soleado 27 de junio de 1979, miércoles, sobre las 15:00 de la tarde nací en Terrassa. Signo Cáncer, con todo lo que ello implica que no es poco...


Hoy, casi 38 años después, es casi inevitable hacer un balance mental de estos años.
Estoy en plena crisis existencial, eso es obvio. Todo me lo planteo, no sé si estoy tomando buenas decisiones y me invade una profunda incertidumbre en casi todas las áreas de mi vida.
Resulta inevitable mirar atrás y hacer un repaso mental de cada etapa...


Mi infancia no fue fácil. Los mejores recuerdos que tengo se llaman Quimet i Carme. Mis abuelos maternos. Mis padres, entre idas y venidas sentimentales, se perdieron lo mejor de nuestras vidas, de la mía y la de mi hermana. Demasiado ocupados en resolver sus problemas de pareja.
Aunque durante muchos años he creído que todo aquello no me afectó, hoy sé a ciencia cierta que sí.
Mi padre fue una figura ausente y si me autoanalizo, me doy cuenta que escogí una pareja más pensando en el mejor padre para mis futuros hijos que en alguien que pudiera cubrir mis necesidades como mujer. Por supuesto esta elección no fue consciente, pero 15 años después creo que fue así.
Me aseguré que mis hijos no tendrían las mismas carencias afectivas que tuve yo y la elección no pudo ser más acertada. Es un diez como padre.




Mi adolescencia...no menos complicada. Muy rebelde. Demasiado...discusiones infinitas con mi madre, siempre a pie de guerra con el mundo. Amores absurdos, de aquellos que no se olvidan ni aunque pasen mil años, otros imposibles de los que se olvidan aún menos.
Fueron pasando los años y con 19 años me fui a compartir piso con mi amiga Vanessa.


La universidad. Esa etapa tiene un nombre: Iván.
Iván fue la primera persona por la que perdí los papeles y...la dignidad. Los papeles seguramente los volveré a perder porque eso va en mí, la dignidad nunca más. Me lo juré a mi misma hace muchos años.
Esta etapa está muy ligada a una canción que define exactamente como me sentía...
https://www.youtube.com/watch?v=cqjrqx2bu9g




"Deseos de cosas imposibles" de La oreja de Van Gogh.


Yo y mi manía de poner banda sonora a todos los momentos de mi vida.


Yo estaba convencida de que no lo olvidaría nunca, que conocería a otra persona, seguro, pero nunca volvería a sentir lo mismo.
Y bueno, en parte es cierto. He sentido otras cosas, mucho mejores, pero lo mismo no. Lo olvidé, totalmente, pero mi trabajo me costó.


Conocí a Rafa e Iván aún coleteaba en mi mente y en mi corazón...pero Rafa consiguió que me olvidara totalmente de esta persona.
Hoy lo veo y me pregunto que le veía...y sobretodo me alegro de que no pudiera ser. Pero estas cosas las ves con el tiempo, en el momento se te va la vida. Y a mí se me iba...la vida y casi la salud.




RAFA. Lo pongo en mayúsculas porque no se merece menos.
Trajo a mi vida calma, paz, equilibrio...lo bonito del amor...la parte dulce: protección, sentimientos bonitos, no sentía celos porque me demostraba día a día que sólo tenía ojos para mí. Yo era su prioridad en todo y él era la mía. Qué duda cabe de que esto es lo que todos queremos y yo lo he tenido durante muchos años...


Con Rafa esta es la banda sonora:


https://www.youtube.com/watch?v=QT__se37aKk


"Vivimos siempre juntos", de Nacho Cano.










En todas las etapas de mi vida hay un elemento constante. MIS AMIGOS.
La vida no ha podido ser más generosa conmigo en este aspecto. Tengo los mejores amigos del mundo, siempre están. Apoyo incondicional. No juzgan, aunque seguro no estarán de acuerdo en muchas de mis actitudes o pensamientos. Me siento muy querida por ellos, los de toda la vida, también por algunos que se han ido incorporando al tren de mi vida en los últimos años y que me aportan un montón de cosas buenas.


Sin duda, lo mejor de mi vida: JÚLIA I ABRIL. Mis niñas, mis princesas, mi todo. Nada tiene sentido sin ellas, me dan la fuerza necesaria para creer que todo en la vida se irá colocando en su lugar. Para levantarme por las mañanas y luchar. Para no decaer en momentos en que no veo claro nada.
Me enfado con ellas, a veces me sacan de mis casillas...pero basta una sonrisa de cualquiera de las dos para entender que realmente ellas son el motor de mi vida.


Y a cinco días de los 38 que le pido la vida...? en este momento sólo CALMA EN EL ALMA.
Necesito tranquilidad, equilibrio y estar en paz con todo y con todos.
Cerrar ciclos, sacar de mi vida todo aquello que me provoque la más mínima ansiedad. Y disfrutar de la vida con cosas simples: una tarde de playa, una cena en mi Rambla del Poblenou, tiempo con mi familia, con mis hijas, conmigo misma...es lo único que ahora necesito y para lo que estoy preparada.


38 no es nada. Lo mejor de mi vida creo que ya ha pasado porque he sido muy feliz, pero sin duda vendrán momentos increíbles, personas fascinantes y situaciones que me recordarán que, para bien o para mal, todo pasa por algo. De todo se aprende y al final, para eso estamos aquí...para aprender y ser cada día un poquito más sabios.


Y esta...la banda sonora de este momento de mi vida:


https://www.youtube.com/watch?v=IhTOKqwXgzQ




NAMASTÉ.





1 comentario:

Anónimo dijo...

Vamos a ver florecilla...Como que lo mejor ya ha pasado??? Has sido muy feliz y lo volverás a ser porque las personas como tú sólo atraen cosas buenas. Las crisis son positivas a larga, lo que pasa que tú has estado muy bien acostumbrada durante muchos años, guapa...
Namasté, amiga.

Borja.